marin1

Quijote 10

El bailaor Andrés Marín reinventa a su medida el personaje cervantino. Su nueva creación D. Quixote irrumpe en el Bienal de Flamenco de Sevilla el 16 de septiembre

 

Texto_OMAR KHAN Fotos_BENJAMIN MENGELLES / ALAIN SCHERER

No hay que llamarse a engaño. Éste D. Quixote no es el ballet de Petipa. Su interés no apunta a las aventuras de caballería ni mucho menos a la compleja narrativa cervantina. Para el bailaor y creador Andrés Marín (Sevilla, 1969), Quijote es una versión de sí mismo pero también de nosotros, de nuestro tiempo, de nuestra propia locura, del momento que nos ha tocado vivir. Su Quijote despoja lo anecdótico y se queda con la esencia de un personaje multifacético y contradictorio, patético y poético, que vive la locura desde un imaginario propio. “Es un Quijote mío”, reafirma con convicción el creador, que estrena mañana (16 de septiembre) su personal visión del personaje en el escenario del Teatro Maestranza, en el marco de la Bienal de Flamenco de Sevilla, después de triunfar en el prestigioso Teatro Chaillot de París, donde presentó la obra dentro de la Tercera Bienal de Flamenco de la capital francesa, y en el Festival Flamenco de Nîmes, que se caracteriza por apostar por un flamenco de vanguardia, fuera de los cánones tradicionales.

“Aunque aparece representado en la figura del Quijote 10, aludiendo a los jugadores de fútbol que son los héroes de hoy, se reconocerá al personaje en su patetismo, su fragilidad y soledad, viviendo su propia aventura que es una ficción de la realidad actual”, explica Marín sobre su nueva propuesta escénica, para la que ha contado con la participación del dramaturgo francés Laurent Berger y aparecerá acompañado en escena por la bailaora Patricia Guerrero y músicos en directo encabezados por la voz tronante de Rosario La Tremendita.

“A mí nunca se me hubiese pasado por la cabeza adaptar el Quijote pero me lo propusieron hace dos años a propósito del cuarto centenario de la muerte de Cervantes y me quedé con la idea. No lo hice en aquel momento porque no me gusta el oportunismo pero seguía teniéndolo en la cabeza. Originalmente había hablado con [el director teatral y dramaturgista] Rodrigo García, que fue quien me recomendó llamar a Laurent, que había trabajado en la Universidad de Montpellier con él y son muy colegas”.

Con Berger encontró inmediata sintonía, especialmente en la manera de ver y entender a Quijote. No tanto en su naturaleza de personaje de novela de caballería sino más bien confrontándolo con la realidad de nuestros días. Así, su Quijote cambia a Rocinante por un patinete y su metálica armadura por una camiseta futbolera. En su huida adquiere la condición de sin techo. Los personajes en su camino son refugiados y emigrantes, al tiempo que los amenazadores molinos son ventiladores industriales. El espacio es urbano y la acción transcurre en un escenario habitado por una rampa de skate. “La llegada de Laurent al proyecto me permitió conectar con una danza muy de hoy y el flamenco salió de la narrativa que ideamos juntos. Coincidíamos en la idea de sacar al Quijote de su propia tradición y traerlo aquí, hacerlo urbano”.

 

marin2

 

D. Quixote aparece coherente dentro de las preocupaciones que han movido siempre a Andrés Marín como artista. Flamenco autodidacta, ha vivido el arte a su manera, desde su propia perspectiva y siempre conectado a la sensibilidad de nuestro tiempo. Bailaor desde 1992, fundó su compañía en 2002, con la que ha realizado espectáculos desde un flamenco siempre personal y libre. En su trayectoria ha hecho alianzas de envergadura. Ha colaborado con artistas tan diversos como Blanca Li, ha creado junto al breaker Kader Attou, de la encumbrada compañía francesa Accrorap, la propuesta Yatra, que supone un duelo insólito de flamenco y hip hop, y también ha montado junto al artista ecuestre francés Bartabás el espectáculo Gólgota, una suerte de ritual con participación de caballos.

“Yo no he buscado nunca una zona de confort sino que he preferido encarar la realidad desde una línea performativa, donde el flamenco es solamente el vehículo que permite contar al hombre de hoy. A mí Quijote me sirve para abrir el imaginario, he preferido hacer de Quijote una versión de mí y no aferrarme a las tradiciones. De allí que no sea un show para entretener aún cuando presento un lado fresco, libre, abierto y divertido del personaje”.

Esa capacidad de riesgo y ruptura, que es característica de sus motivaciones, es lo que Andrés Marín echa de menos en el flamenco que se hace hoy, en lo que proponen ahora los artistas de generaciones más jóvenes. “Con el flamenco hoy ocurre lo mismo que con mi acercamiento a Quijote. Yo no quiero contarte la novela, he preferido ir a lo profundo, más allá de la anécdota y las aventuras del caballero. No quiero ser pesimista pero hay una generación flamenca muy del folclor, que huye de la realidad y la vida actual cuando todos vienen de una generación que ha sido rompedora y trasgresora, conceptual e iconoclasta, que ha sido libre. Siento que vivimos un momento muy plano en el flamenco, los artistas parecen anestesiados y todo se transforma en entertainment, en souvenir”, concluye.

Danza News

ROYAL BALLET EN CINES

 
bayadera
BAYADERA DIGITAL
140 cines de toda España estarán retransmitiendo en directo desde el Coven Garden londinense la representación de La Bayadera por el Royal Ballet, con Marianela Nuñez y Natalia Osipova
Leer más...
 

INTERVENCIÓN EN EL IVAM

vaca 

Radicantes

Hoy. a las 18h con entrada libre, el IVAM de Valencia ofrece la IV edición del ciclo Radicantes: Danza y otras especies

Leer más...
 

SCAPINO BALLET ROTTERDAM

scapino

Barrocos

Scapino Ballet Rotterdam, la compañía holandesa que dirige Ed Wubbe bailará su operística creación Scala este fin de semana en Cataluña, con funciones en el Centro Cultural Terrassa y el Teatre Audotori de Sant Cugat

Leer más...
 
Volver