allier1

UNA VIDA ENTREGADA A LO ARTÍSTICO

Marie-Thérèse Allier, directora de la Ménagerie de Verre, espacio escénico de París, murió el pasado 26 de marzo a la edad de 91 años. David Márquez, quien trabajó con ella, hoy la recuerda...

 

Texto_ DAVID MÁRQUEZ MARTÍN DE LA LEONA*

Madrid, 29 de marzo de 2022

No entiendo por qué los artistas se empeñan en llevar vidas convencionales. Si ellos renuncian a buscar otra forma de vivir, acabaremos todos sumidos en unas vidas mediocres y vividas a medias”. Esta polémica frase resume la forma de pensar y de ser de Marie-Thérèse Allier, controvertida, entusiasta y decidida figura de la creación escénica francesa. Fue alguno de esos mediodías en los que solíamos comer juntos en la cantina de la Ménagerie de Verre cuando me espetó semejante opinión, mirando de reojo por si algún artista alcanzaba a escucharla, porque a esas horas sólo había ese tipo de “fauna” en el espacio.

Marie-Thérèse Allier, sin embargo, era una burguesa, una privilegiada, que vivió toda su vida explorando los límites de lo que se esperaba de ella, o sencillamente de lo que estaba permitido. Bailarina precoz del Ballet des Champs Elisées, ya de adolescente exploró por primera vez uno de esos límites cuando en una gira de la compañía por California, abandonó la troupe para vivir esa vida tan estimulante que la costa oeste ya entonces preconizaba.

Pero la aventura duró poco y regresó unos meses después a Francia, eso sí, con la semilla de la rebeldía germinada en su personalidad. Entonces comenzó una carrera artística de cierta convencionalidad, pero completamente libre. Su cercanía al teatro le hizo cada vez más sensible a las palabras y a las historias. Así hasta que, de su fascinación por la obra de Tennessee Williams, poco a poco fue emergiendo la idea de crear un “zoo de cristal” donde los artistas que ella iba conociendo pudieran crear, mostrar y compartir su sensibilidad y sus trabajos.

Ese espacio vio la luz en 1983 gracias a su empecinamiento y, por supuesto, a sus recursos propios. Una antigua imprenta en pleno corazón de París que, con el nombre de Ménagerie de Verre y bajo su dirección ininterrumpida hasta su fallecimiento el pasado sábado 26 de marzo, ha sido la casa en París de varias generaciones de creadores, fundamentalmente escénicos, franceses y de otros tantos europeos. En sus amplios y versátiles espacios arraigó la primera generación de modernidad coreográfica francesa (Larrieu, Chopinot, Preljocaj, Decouflé, Monnier…), años más tarde fue el verdadero hervidero de la nueva ola francesa, la non-danse (Charmatz, Bel, Buffard, Huynh, Rizzo, Ouramdane, Rambert…) Y fue también el trampolín más recientemente de otra nueva generación (Yves-Nöel Genod, Chaignaud, Quesne…).

Marie-Thérèse Allier siempre presumía de escuchar a los artistas, y cuando estos le hablaban de algún colega de otro lugar, la Ménagerie de Verre siempre se abría para ellos: la vibrante escena belga o berlinesa, la rompedora generación quebecois, la modernidad española o italiana… muchos pasaron por allí también.

Por ello, no se puede entender a Marie-Thérèse Allier sin comprender antes lo que la Menagérie de Verre ha supuesto para muchos artistas, para su público, para la ciudad de París, Francia y para la creación de un imaginario coreográfico europeo.

Allier no dejó de trabajar nunca, como tampoco dejó de vivir y de exprimir cada momento que la vida le ponía delante. Quizá por eso siempre fue polémica, porque siempre perseveró en buscar “su manera”. Si alguien vivió una vida verdaderamente artística, nada convencional, esa fue Marie-Thérèse Allier.

*David Márquez Martín de la Leona, analista, consultor y gestor cultural, director de Radar Cultura. Trabajó en la Ménagerie de Verre como asistente de dirección durante dos años (2002-3). En la foto, junto a Marie-Thérèse Allier, en Barcelona.

ESPECIAL DANCE FROM SPAIN 2021

Cover DFS 2021
Descargar

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN

 

Suscríbete a susyQ

¡Y recibe la revista en tu casa!
Puedes pagar con Paypal o con  tarjeta de crédito:
 

Suscripcion SusyQ

 

Volver