fabre2

Temporada Alta da el beneficio de la duda a Jan Fabre

El Festival de Girona decidió no suspender el estreno mañana de The Generosity of Dorcas, la primera pieza de Fabre que nos visita después de entrar en la mira del #metoo por supuestos abusos sexuales.

 

Textos_ O. KHAN / M. I. VILLASMIL Fotos_MARCEL LENNARTZ

Madrid, 24 de noviembre de 2018

Cuando el Festival Temporada Alta, de Girona contrató el espectáculo The Generosity of Dorcas, del creador belga Jan Fabre, en junio pasado, faltaban aún meses para que apareciera la polémica e incendiaria carta abierta de 20 colaboradores cercanos de su compañía Troubleyn, que le acusaron, en septiembre, de incurrir sistemáticamente en abusos sexuales y de poder, en humillaciones y maltratos, que pusieron al hasta entonces reputado creador, en la mira del movimiento #metoo (https://susyq.es/actualidad/635-revuelo-en-la-danza-contemporanea). La situación colocó en una disyuntiva a los teatros y festivales que ya tenían programados espectáculos del autor de Mount Olympus, su célebre propuesta de 24 horas de duración.

Desde Temporada Alta decidieron no bajarlo de cartel y mañana, domingo 25 de noviembre, estrenarán The Generosity of Dorcas, un solo protagonizado por el bailarín italiano Matteo Sedda (en las fotos), en lo que supone la primera visita de una propuesta de Fabre a nuestro país después de la polémica. Previsiblemente, el espectáculo será presentado también en el Teatro Central, de Sevilla, los días 6 y 7 de abril de 2019. Desde luego Fabre no está acompañando a sus espectáculos, y de hecho, Troubleyn ha cancelado algunos compromisos internacionales de Belgian Rules, coreografía en la que participa toda la compañía.

El festival catalán ha publicado un comunicado en su web, en el que explica que “ha decidido mantener el estreno en España de este espectáculo a la espera de la respuesta de la auditoría de trabajo de la Fiscalía de Amberes que a raíz de la carta abierta decidió abrir una investigación de oficio (sin que haya presentada ninguna denuncia) para aclarar los hechos y determinar la existencia de posibles violaciones de la ley laboral”. Así mismo, en un gesto muy plural, da acceso directo a los documentos oficiales acerca del polémico asunto: la incendiaria carta y las dos respuestas oficiales de la compañía. También ha decidido devolver el dinero a aquellos espectadores que compraron su entrada antes de la polémica y ahora no quieren ir a ver el espectáculo.

Por su parte, Sedda también ha querido ofrecer un comunicado en el que explica el porqué ha decidido continuar trabajando para Fabre, secundando la decisión del equipo activo de la compañía después de varias reuniones y reflexiones, que son la base del segundo comunicado oficial de Troubleyn. “Nunca he visto a Jan como un agresor, un sexista, un racista o alguien que humille deliberadamente a las personas”, asegura. “(...) Escogimos, juntos [en la compañía], un nuevo futuro porque creemos los unos en los otros y en nuestro trabajo artístico. Esta es la razón por la que he decidido continuar actuando para Troubleyn. Espero poder contar con el respeto de la audiencia para actuar con tranquilidad”.

Hemos creído pertinente acompañar esta información con el Artículo de Opinión #metoo belga publicado por nuestra colaboradora, la bailarina, coreógrafa y docente  María Inés Villasmil, en su columna Silicon Free, de la actual edición en papel de susyQ.

fabre5

#metoo belga

“Una veintena de bailarinas de Troubleyn, la compañía del creador belga Jean Fabre, publicaron en septiembre pasado un incendiario manifiesto en la revista local Rekto-Verso con serias acusaciones de abuso sexual que amenazan con derrumbar la reputación del renombrado coreógrafo. Más allá de los hechos en sí mismos, que son gravísimos, llama a la reflexión la indefensión de estos bailarines que una vez dentro de estas grandes compañías tienen problemas a la hora de hacer valer sus derechos. Al parecer, una vez “elegidos”, tácitamente se sienten obligados a darlo todo, así esto suponga traspasar la barrera de una práctica artística sana, ejercida bajo códigos de respeto e integridad laboral. El bailarín proviene de una cultura de la obediencia que se expresa en un quehacer artístico que busca ir más allá de los límites naturales (físicos y psicológicos), lo cual es duro. El punto discutible aparece cuando esta instigación sobrepasa el límite y lleva a abusos que afectan la integridad del bailarín como persona, el clima de trabajo artístico e impactan la psicología del intérprete.

Tras el shock inicial de la noticia, las redes sociales han empezado a hacerse preguntas pertinentes como porqué se guardó silencio durante tantos años (hay casos que se remontan a quince años atrás) o las causas por las que otros –no directamente afectados pero conocedores- han callado. Al momento de realizar este artículo se intentó vanamente contactar con algunos miembros de Troubleyn y se constató que había temor de expresar opiniones por el miedo a represalias.

Como mujer y artista, he comprobado lo común y cotidiana que resulta la misoginia en este medio, que hace más difícil la vida artística de las mujeres. Las razones son bien conocidas y este nuevo episodio belga del #metoo abre un abanico de temas aún sin resolver: la diferencia en el tratamiento que hay entre coreógrafos y coreógrafas, los abismos que se abren entre los apoyos financieros cedidos a colectivos dirigidos por hombres frente al de mujeres, las diferencias en los procesos selectivos al momento de realizar audiciones, entre muchos otros.

Por lo pronto, la comunidad artística belga ha puesto a circular un comunicado firmado por renombrados miembros de organizaciones estables y coreógrafos independientes, que se hizo público el pasado 20 de septiembre y busca reconocer el arrojo y valentía de los bailarines que firmaron el manifiesto. También llama a reflexionar sobre el tema y discutirlo abiertamente en pro de la comunidad artística belga, expresando su interés por hacer un esfuerzo para desarrollar un ambiente de trabajo sano dentro de las artes performativas.

La esperanza de tener en danza decisiones ecuánimes e igualdad entre géneros está aún en ciernes. Esperamos que esta inédita iniciativa belga sea el punto de partida para una confrontación más abierta del tema, y que la explosión en Troubleyn traiga consecuencias más allá del destino que le espera a su director. La del diálogo abierto y la búsqueda de soluciones concretas y realistas serían deseables”.

Danza News

MÓNACO DANCE FORUM 2018

dimitris

La danza invade Montecarlo

Jean-Christophe Maillot hoy se viste de gala para inaugurar su festival monegasco de danza que tiene como estrellas a Dimitris Papaioannou, Hofesh Schechter y los vascos de Kukai Dantza

Leer más...
 

CAMBIOS EN LA CASA DE LA HAYA

lightfoot

Paul Lightfoot deja la dirección artística del NDT

Será en 2020 aunque continuará vinculado a esa compañía como Coreógrafo Residente junto a su pareja creativa, la cordobesa Sol León

Leer más...
 

MARTA CARRASCO / DANTZALDIA

carrasco2

Perra de nadie vaga por Bilbao

El solo de la creadora catalana se presenta mañana en La Fundición, en lo que supone la culminación del Festival Dantzaldia, de Bilbao

Leer más...
 
Volver