merzouki1

Hip Hop barroco

El 17 de agosto clausura el Festival Internacional Castell de Peralada, en Cataluña, con el estreno de Folia, última creación de Käfig, que es una insólita mezcla de tendencias

 

Texto_Omar Khan Foto_Paul Bourd

“Un derviche en trance bailando una folía barroca es la metáfora perfecta de este mundo absurdo que no sabe dónde va ni qué es lo que está haciendo”. Mourad Merzouki (Lyon, 1973) escoge este emocionado momento de su nueva creación Folia para ilustrar las motivaciones que le empujaron a crearla. La premisa de la locura de este planeta es una licencia para romper con cualquier lógica y le permite mezclar en escena a una orquesta barroca, Le Concert de l’Hostel Dieu -envenenándola a veces sonidos electrónicos-, a su propia compañía de breakers bailando esa amalgama de hip hop y contemporáneo que reside en sus cuerpos e invitando a bailarinas de clásico en perfectas puntas y a un derviche que, solitario, gira bajo la nieve en el momento culminante del espectáculo.

Folia es una mezcla imposible de códigos, referencias y lenguajes ajenos entre sí pero de alguna manera el todo tiene un tratamiento estético uniforme y único, donde estilos que parecen –y son- antagónicos encajan y se complementan en una calculada lógica escénica, desplegada como una maquinaria de gran espectáculo que resulta tremendamente entretenida.

La prueba de que este híbrido de enorme potencia visual funciona está en la sentida ovación que el público le brindó la noche de su estreno, en junio pasado, cuando inauguró el potente Festival Les Nuits de Fourvière, en Lyon, ciudad de Merzouki, el lugar donde creció como breaker en las calles, y donde cultiva numerosos adeptos. La prueba, ahora de fuego con un público que no le conoce tanto, será el 17 de agosto, cuando clausure el Festival Internacional Castell de Peralada, en Cataluña. Expectación no falta.

“Mucha gente me ha dicho que es una pieza muy generosa y que creaciones así hacen mucho bien en estos tiempos”, comenta refiriéndose obviamente a la actual situación de alerta máxima generada por el terrorismo islámico en Francia. “No me siento francés ni argelino ni tampoco marroquí, que algo de eso también tengo”, advierte en relación a sus orígenes.

Aunque no de manera directa, si atamos cabos pareciera que Folia quiere hablarnos de emergencias sociales tan incomprensibles como ésta del terrorismo. “He querido trabajar sobre la locura de los hombres en la tierra, sobre el absurdo. Si vieras la tierra desde fuera, desde la distancia, entenderías que muchas de las cosas que hacemos no tienen sentido”, explica el creador que, sin embargo, pone este absurdo en escena en forma de fiesta que sube la moral y estimula los sentidos.

Folia es un proyecto ambicioso, en el que quería mezclar elementos de música clásica con hip hop, y es la primera vez que trabajo con cantantes y música en directo. Mi trabajo de joven era el del hip hop de la calle pero siempre había soñado con la posibilidad de mezclar mi lenguaje con otros géneros y asumir el riesgo. Escogí el barroco quizá porque al igual que el hip hop, es música hecha y pensada para bailar. No se parecen pero ambas músicas coinciden en ese espíritu y es algo que me interesaba explorar”.

merzouki2

Agwa

Aunque no demasiado conocido en nuestro país (ha actuado alguna vez en el Mercat de les Flors, de Barcelona), Mourad Merzouki es toda una personalidad en Francia. Su compañía Käfig (hoy fusionada en el Centro Coreográfico Nacional de Créteil y Val-de-Marne, donde residen) fue pionera en el movimiento de hip hop escénico que se gestó y desarrolló en Francia durante los años noventa. Fue un proceso de contaminación mutua con la danza contemporánea, deseada por ambas partes. Por un lado, coreógrafos célebres y reconocidos como Blanca Li o José Montalvo & Dominique Hervieu, hoy directora de la Bienal de la Danza de Lyon, comenzaron a invitar a breakers a participar en sus propuestas, bailando mezclados con los contemporáneos, y por otro, gente comprometida con el hip hop de la calle empezó a necesitar articularse en agrupaciones escénicas. Accrorap fue de las primeras. Dirigida por Kader Attou tenía entre sus bailarines estrella a Mourad Merzouki, quien pronto se decantó por crear, en 1989, su propia agrupación Käfig.

Mucho ha ocurrido desde entonces. Agwa (1996), su primer gran éxito era una ingeniosa propuesta que llevaba el hip hop de la plaza al teatro, teniendo como escenografía única cientos de modestos vasitos de plástico. Sin embargo Pixel (18 años más tarde) ya era todo un despliegue tecnológico de asombroso video mapping, Folia es una propuesta híbrida de un hip hop diluido en un estilo personal fusionado y su nueva producción, Vertikal, un juego de danza aérea, que tendrá su estreno mundial en la Bienal de la Danza de Lyon, en septiembre próximo.

“Yo empecé en el 89 con mi compañía en Lyon. Durante mis inicios en el teatro sentía que traicionaba a la cultura del hip hop, pero con cada trabajo me he dado cuenta de que es posible y necesario un hip hop escénico. Es diferente al urbano, porque le das mucha importancia a lo que bailas, a cómo y, sobre todo, por qué te mueves. Al armar una propuesta, subirla a un escenario y convocar a un público, lo haces más importante, haces que se coloque el foco en el hip hop, que se le preste atención. Pero creo también que ha de seguir en la calle porque es su naturaleza. Ambas cosas son posibles”, concluye.

Danza News

ROYAL BALLET EN CINES

 
bayadera
BAYADERA DIGITAL
140 cines de toda España estarán retransmitiendo en directo desde el Coven Garden londinense la representación de La Bayadera por el Royal Ballet, con Marianela Nuñez y Natalia Osipova
Leer más...
 

INTERVENCIÓN EN EL IVAM

vaca 

Radicantes

Hoy. a las 18h con entrada libre, el IVAM de Valencia ofrece la IV edición del ciclo Radicantes: Danza y otras especies

Leer más...
 

SCAPINO BALLET ROTTERDAM

scapino

Barrocos

Scapino Ballet Rotterdam, la compañía holandesa que dirige Ed Wubbe bailará su operística creación Scala este fin de semana en Cataluña, con funciones en el Centro Cultural Terrassa y el Teatre Audotori de Sant Cugat

Leer más...
 
Volver