ellas dansa valencia susyQ

Ellas

En medio de un estallido feminista mundial, ocho coreógrafas nacionales gritan desde sus cuerpos y llaman la atención sobre la problemática de la mujer. El renovado festival valenciano este año apuesta por ellas

Texto_OMAR KHAN

Parece alcanzar categoría de radical cambio sociológico y cada vez se aleja más de la moda social pasajera. El rotativo The New York Times ha declarado el 2017 como el Año de la Mujer, en virtud de los importantes acontecimientos liderados en el mundo por ellas, que parecen decididas a derribar la ruidosa cultura machista erigida durante años que nunca dejó que su voz se escuchara. Pero ahora han gritado y no parecen dispuestas a callar. La plataforma Me Too que denuncia los abusos sexuales en la industria del cine (se hizo extensible a la danza con las acusaciones contra Peter Martins, todopoderoso ex director del New York City Ballet) es quizá la más mediática por el escándalo que conlleva pero hubo otras acciones relevantes: el movimiento Ni una menos, de América Latina, la multitudinaria marcha de las mujeres norteamericanas contra Donald Trump, presidente que encarna la legitimación del macho men, las manifestaciones de repudio por crímenes de violencia de género o las luchas que han dado visibilidad a una vergonzante brecha salarial, acciones todas que parecen encaminadas a consolidar una nueva y necesaria mentalidad social.

Predomina hoy en danza el éxito y reconocimiento del coreógrafo varón a pesar de que las forjadoras de la llamada modern dance fueron todas mujeres, desde Isadora pasando por Ruth Saint-Denis y Loïe Fuller hasta Martha Graham. Las artistas en la actualidad quieren sumar a este creciente movimiento feminista la voz de sus cuerpos y son muchas las que vienen trabajando en una línea reivindicativa por la igualdad y la visibilidad de una problemática que muchos no quieren ver. Si aisladas son eficaces, juntas podrían generar una buena sacudida de conciencias. Esta reflexión es la que movió a Mar Jiménez Nadal, la nueva directora del recién renovado Festival Dansa València, que ha decidido poner el foco en la mujer para la edición de este año, que ocupará distintos teatros y espacios valencianos del 10 al 15 de abril, con un claro enfoque de género. De los 19 espectáculos que conforman la totalidad del festival, 11 están dirigidos por mujeres y ocho profundizan en su problemática. El abanico de preocupaciones de estas ocho mujeres creadoras es amplio. Son tantas las aristas y enfoques posibles que hay lugar para todo tipo de propuestas: enfurecidas, reivindicativas, reflexivas, irónicas, crípticas, poéticas, enaltecedoras, conciliadoras…

Un poco de furia

Un poco furiosa y harta se le ve a Sol Picó, la creadora alicantina anclada en Barcelona, que viene denunciando la situación de la mujer en prácticamente la totalidad de su ya larga trayectoria. We Woman, la más explícita, inaugura la cita valenciana. Cuatro bailarinas del mundo, con sus danzas propias pero también sus visiones culturales de la mujer, protagonizan este encuentro cordial entre el kuchipudi, de La India, el butoh japonés, las danzas africanas y el delirante lenguaje híbrido de Sol Picó. “El trabajo al final es una reflexión. No juzga”, advierte la coreógrafa. “El tema de la mujer es un largo camino a recorrer y depende de en qué cultura te da la sensación de que hay lugares en los que es más duro. En India la vida es más fácil si naces vaca que si naces mujer. Reflexionamos mucho sobre todos estos aspectos, sobre la tradición y la visión que se tiene de la mujer en cada una de nuestras culturas”.

Cuerpo, identidad y fragilidad. Desde esta perspectiva, la catalana residenciada en Mallorca Mariantònia Oliver, aborda el tema de la mujer en su conmovedor proyecto Las Muchas, uno de los más resonantes de su también larga trayectoria. Allí donde llega –Valencia en este caso-, la artista convoca a un buen puñado de mujeres mayores de 65 años que tras un taller escenifican esta propuesta reivindicativa en la que la vecina del barrio de toda la vida sube al escenario y habla con su cuerpo de hoy acerca del significado de ser mujer, del paso del tiempo, de la identidad y la pertenencia, la posición que ocupa en una sociedad doblemente prejuiciada, con la mujer y con los mayores. No se trata aquí del cuerpo viable y convencionalmente bello de la bailarina sino del cuerpo sabio y experimentado, de largo recorrido físico y emocional.

Y es que el cuerpo pasa a ser un elemento clave cuando se habla de género. Y como de cuerpos principalmente está hecha la danza, surge entonces espontánea la fascinación coreográfica. Declaraba la directora de OtraDanza Asun Noales, a propósito de Pélvico, el espectáculo de cuatro bailarinas, ella incluida, que llevará al festival valenciano: “La pelvis es la única parte del esqueleto humano que diferencia a hombres y mujeres, por lo demás, somos iguales”. Desde ese factor estrictamente anatómico organiza una propuesta reivindicativa sobre la igualdad, acerca del lugar que ocupan las mujeres en una sociedad escandalosamente inclinada a favorecer el sexo masculino.

Cuerpo de mujer

“Ojalá el cuerpo fuera cuerpo y ya está, pero no es así, está cargado de símbolos, reglas, funciones biológicas, funciones sociales y estereotipos que nos otorga la sociedad”, dicen a modo de declaración de principios las chicas del jovencísimo colectivo valenciano Dunatacá. Esta idea sobre la percepción del cuerpo de la mujer es el eje central de Lo inevitable, la propuesta colectiva dirigida por Sybila Gutiérrez con la que representan a su ciudad en el festival de Valencia. Definiéndose a sí mismas como “mujeres polivalentes, inquietas y sensibles”, su proyecto es un todo reivindicativo, que aspira encontrar sensibilidad en la metálica mentalidad machista.

Menos directas en sus discursos pero igualmente reflexivas se presentarán en Valencia Las Hermanas Gestring y La siamesa. Aletra y Virtue Gestring son unas hermanas de pura ficción que protagonizan con humor punzante todas las propuestas de las sevillanas Laura Morales y Greta García. La de esta ocasión es su dueto más exitoso, Good Girl, que indaga no sin histeria en la emergencia vital de dos chicas que no parecen encajar en el concepto sugerido por el título. En cambio, más oscura es la propuesta de la valenciana Ángela Verdugo / La siamesa, que da continuidad a su investigación iniciada hace una década en su nueva creación A-NORMAL o la oveja errante, que reflexiona sobre el conformismo social, la memoria y la trasmisión a través de la metáfora del borrego adoctrinado. Una madre da instrucciones a su hija para que adquiera personalidad propia a través del cuento de una oveja descarriada, como ha sido ella misma, que se ha deslindado del rebaño y ha elegido su camino.

Mirar atrás, ver la historia y llamar la atención sobre las hazañas o tragedias de mujeres del pasado, recordar las discriminaciones que sufrieron y la manera en que salieron, o no, victoriosas en sus empresas, es ciertamente una fórmula clásica de la reivindicación, pero no deja de ser eficaz. En Valencia tendremos dos momentos. En uno, la atormentada escritora Virginia Wolf, todo un icono feminista, y en otro, Amelia Earhart, la primera mujer que cruzó el Atlántico pilotando un avión. En No todavía… ahora, Jessica Martín, directora de la agrupación valenciana malArte, se centra en el final trágico de la muy trágica figura emblemática del modernismo literario del siglo XX. Festiva es por el contrario Amelia, que no te corten las alas, una propuesta para público familiar de Marea Danza, la agrupación que se hizo este año con el premio más relevante de Fetén, la destacada feria internacional de teatro para niños. En clave de Nuevo Flamenco, se destaca el heroísmo de Earhart pero también se advierte sobre los obstáculos en su camino teniendo que enfrentar los convencionalismos y prejuicios de género, y aboga por la igualdad, un mensaje importante especialmente para el público infantil y adolescente.

Mar Jiménez Nadal ha conseguido reunir para su primera edición del Festival Dansa València estas ocho contundentes propuestas nacionales en las que, mujeres coreógrafas –en ese orden- hablan de una problemática que les atañe. Aparecen como un alarido en medio de un cada vez más estruendoso ruido mediático cuyo eco retumba con las palabras Basta ya y parece no cesar. La danza es frágil y no puede, ni es su cometido, cambiar el estado de las cosas, pero las voces de sus actrices pueden hacer aportaciones relevantes, especialmente si aparecen todas juntas gritando durante cinco días. Vaya pues a escuchar cuerpos en Valencia. Tienen mucho que decirle.

Festival Dansa València. Del 10 al 15 de abril, en distintos teatros y espacios de la capital valenciana. dv.ivc.gva.es

Danza News

SURGE MADRID 2018

surge madrid 2018 susyQ

La Comunidad presenta Surge Madrid, la V edición de la Muestra de creación escénica alternativa. Tendrá lugar del 10 de mayo al 3 de junio en salas de la región

Leer más...
 

TERCERA SETMANA

TERCERA SETmana susyq

El Festival Tercera Setmana anuncia las fechas de su tercera edición, El certamen se celebrará en Valencia del 7 al 17 de junio. Castellón acogerá la cita entre el 31 de mayo y el 3 de junio. Alicante será sede del 7 al 10 de junio

Leer más...
 

23MASDANSA 2018

23MASDANZA susyq

Abierto el plazo para la recepción de piezas para 23MASDANZA, Festival Internacional de Danza Contemporánea de Canarias

Leer más...
 
Volver