bloggif 620a2ebcdc8dc

TOULOUSE VIVIÓ AYER UNA TARDE ESPAÑOLA

El Ballet del Théàtre Du Capitole rindió homenaje a Picasso con su programa Toiles Étoiles, bailando estrenos de tres creadores españoles: Antonio Najarro, Cayetano Soto y Wang-Ramírez. Fuimos a verlo y esto nos pareció…

 

Texto_OMAR KHAN Fotos_DAVID HERRERO

Toulouse, 14 de febrero de 2022

España fue centro y epicentro de la tarde de estreno ayer en el imponente Théàtre Du Capitole de Toulouse, en Francia. Por iniciativa de Kader Belarbi, director del Ballet de esa casa y ex estrella de la Ópera de París, el joven colectivo se colocó bajo las órdenes de tres creadores españoles: el catalán Cayetano Soto, Antonio Najarro, ex director del Ballet Nacional de España, y el tándem conformado el hispano-francés Sébastien Ramírez y Honji Wang, quienes estrenaron piezas inspiradas en tres telones de Picasso reconstruidos para la ocasión dentro del triple, ecléctico y eficaz programa Toiles Étoiles.

Aunque muy conocida la pasión y afición de Picasso a toros y mujeres, lo es menos su demostrado interés por la danza, a pesar de que llegó a establecer colaboraciones cercanas con los legendarios Ballets Rusos, en parte gracias a la admiración enorme que Diaghilev sentía por el artista cubista. La idea de Belarbi apunta a destacar y divulgar este aspecto pero toma dimensiones de alto riesgo con los coreógrafos que (muy inteligentemente) ha invitado, cada uno procedente de universos muy contrastados.

Soto es cultor de un neoclásico elegante y deslumbrante, Najarro de una danza española llevada siempre al terreno de la elegancia, mientras que Wang-Ramírez se ha caracterizado por un hip hop escénico en el que ha venido ganando territorio el contemporáneo. Así que de estos mimbres apareció tejida Toiles Étoiles y el resultado, merecidamente ovacionado por el público que llenó ayer el coliseo de Toulouse, fue sorprendente.

 

bloggif 620a2ea317866

 

¿Y Nijinska?

Codiciado y representado en importantísimas casas de ballet en todo el mundo, excepto en España donde inexplicablemente sigue siendo muy poco conocido, Cayetano Soto vuelve a crear para el equipo de Toulouse. El punto de partida debió ser Le Train Bleu, célebre coreografía de Bronislava Nijinska para Los Ballets Rusos, con el fabuloso telón La Course, deux femmes courant sur la plage de Dinard, creado por Picasso en 1922. Pero no le interesaba demasiado ese ballet y giró el foco de la pieza hacia el célebre pintor cubista y su tiempo.

“No me gustó Le Train bleu, no me sentí identificado con nada”, nos confesaba el creador días antes del estreno. “La vi bailada por la Ópera de París, y es verdad que representa una época y está bien, pero ahora toca mi momento, la visón de mi tiempo. A partir del telón hice una investigación en la época que sí me interesó mucho. Fue de gran utilidad la participación de la Fundación Picasso, que me cedió las grabaciones inéditas de su voz, lo que me permitió este viaje onírico”.

Y es que ciertamente onírica es su creación, que supone un trayecto de aires alucinantes y gran belleza formal en el que suceden muchas cosas en muy poco tiempo. Como meninas de luto aparecen los bailarines que, con precisión, se mueven elegantes bajo los focos. A partir de esta sugerente y sorprendente imagen, Soto va ofreciendo una galería visual cortada por apagones que van configurando un collage alucinante, rico en referencias y sugerencias, incluida la voz intervenida de Picasso que actúa como música e hilo conductor, aunque el todo que conforma estas viñetas sea más surrealista que cubista. Gran cuidado en la composición, calculada y eficaz iluminación, perfeccionismo en el movimiento y gran precisión y velocidad son cualidades de su nuevo trabajo.

El telón cubista, motor de la obra, defiende e impone su protagonismo pero no con omnipresencia. Conservando sus imperfecciones de hoy, con sus marcas de dobleces y erosión, cruza brevemente dos veces la escena, la primera de abajo a arriba y la segunda viceversa, engrandeciendo así su espectacularidad con una visión muy fugaz de sus encantos. Todo un acierto.

 

bloggif 620a2f1271636

 

Fauno

De las tres obras que conforman Toiles Étoiles, la intervención de Honji Wang y Sébastien Ramírez, con L’Aprés-midi d’un faune quizá sea la única que por derecho pueda ser calificada de adaptación. Su inequívoco punto de partida es el clásico La siesta del fauno, en la versión de Serge Lifar, quien la estrenó con telones de Picasso, en 1965. La trayectoria de este tándem, aún en evolución, va del hip hop hacia un contemporáneo formal, que es el que domina su coreografía para los de Toulouse. Ya no queda mucho rastro de las danzas urbanas en su lenguaje, lo cual no deja de ser una pérdida pues demostraron ser mucho más eficaces en sus anteriores trabajos a medio camino entre lo urbano y la danza formal (Monchichi, fue notable) que en este nuevo registro que los hace más convencionales y simples.

Hay ingenio, no obstante. El uso del telón de Picasso partiendo como el traje de una de las bailarinas para quedar ondeando después sobre el escenario y la solución de representar el Minotauro sobre zancos son aportaciones visuales valiosas a una coreografía con momentos de gran interés pero que, incluso en los trajes y peinados, emula quizá excesivamente al fauno tradicional del ballet.

 

bloggif 620a2e370adc1

 

Tablao sevillano

Ne era poco ni insignificante el riesgo que asumía Antonio Najarro, destacado cultor del flamenco y la danza española estilizada, al colocarse al frente de una agrupación de ballet [francesa] para crear una obra bajo sus coordenadas habituales. “Está costando, por supuesto, porque no son bailarines especializados en danza española pero estoy haciendo todo lo posible para que todo tenga aroma y sabor español, y técnicamente, la complicación de la danza española hoy en día”, nos comentaba antes del estreno de ayer.

Puede estar contento. Su obra Tablao (Cuadro flamenco) fue la más ovacionada de la tarde. Conocido es el cariño y afición que tiene el público francés por la danza española y ver a los suyos esforzándose por estar a la altura en tan titánica tarea, es algo que a juzgar por lo visto, les conmovió.

Najarro tiene oficio, ha sabido mover al equipo y sacar de ellos lo mejor que era posible en el poco tiempo de montaje. Es verdad que por momentos les falta fiereza y autenticidad flamenca pero les sacó entrega, los comprometió y emocionó con lo que les proponía. Los implicó de verdad. Diseñada como emulación de un típico tablao flamenco bajo el (verdaderamente) imponente telón Cuadro Flamenco (1921) de Picasso, la coreografía, dividida en cuadros, es un derroche de colorido y un paseo casi didáctico por los estilos de la danza española.

Lo tuvo difícil, es evidente, con la estrella de la compañía, Natalia de Fobreverbille, a la que montó el complejo cuadro La Bolera Sevillana. Su cuerpo, obstinado, responde al lenguaje clásico y es obvio que cualquier otro lenguaje se le resiste. Al final, Najarro parece optar por incorporar lo que ella le aporta. Pero termina pareciendo a esas bailarinas clásicas cuando interpretan Carmen o Kitri, que no salen de su estricto vocabulario académico y otorgan barnices españolizantes a sus personajes para darles color.

Acierta el coreógrafo, eso sí, en lo más difícil. Muy notable el trabajo de grupo, destacando de manera especial en dos momentos: La Tarara, el cuadro de chicas solas con abanicos y Los jinetes, el de chicos solos. En el primer quinteto femenino, las sombras de las bailaoras invaden el telón de Picasso como intrusas en la obra del maestro, en un momento de gran belleza y plasticidad.

El público para el que está pensado el espectáculo no va a juzgar desde donde juzgamos el flamenco en España, y no es pedantería ni superioridad. Nadie en Europa le va a exigir a una compañía de ballet francesa que se ponga por encima del Ballet Nacional de España. El esfuerzo del equipo de bailarines franceses ha sido superlativo, notable, eficaz… y no solamente en la danza española sino en las contrastadas exigencias de estilo de las tres coreografías del programa.

Hay que colocar Toiles Étoiles en su justa dimensión y concluir que aquí ganan todos. Primero Picasso, que redimensiona su faceta no tan conocida de pasión por la danza. Gana España que, a través de un programa ingenioso, da visibilidad en Francia al trabajo de tres talentos nacionales muy distintos entre sí. Luego Belarbi, que supo atinar escogiendo un tema fascinante y, especialmente, arriesgar convocando a un trío coreográfico del todo interesante, que trajo toda la diversidad e innovación que saca a una compañía de las rutinas, el letargo y su zona de confort. Y finalmente pero no menos importante, gana también el público que se lleva este montón de información y ha podido vivir al completo esta experiencia fascinante e inusual.

ESPECIAL DANCE FROM SPAIN 2022

Cover DFS 2021
Descargar

Revista MTD Legacy, Academia de Teatro y Danza de la Universidad de las Artes de Ámsterdam 

Cover DFS 2021
Descargar

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN

 

Suscríbete a susyQ

¡Y recibe la revista en tu casa!
Puedes pagar con Paypal o con  tarjeta de crédito:
 

Suscripcion SusyQ

 

Danza News

ÁLVARO MURILLO / TEATRO BARAKALDO

alvaromurillo

FLAMENCO, FLAMENCAS...

Álvaro Murillo se presenta esta noche en los Viernes Flamencos del Teatro Barakaldo, con una doble sesión cargada de flamenco nuevo y futurista. Te lo contamos...

Leer más...
 

JESÚS ROBISCO / FOTOGRAFÍA

fotorobisco

VUELVE LA BECA ROBISCO

Hasta el próximo 30 de septiembre, creadores jóvenes podrán optar a llevarse una sesión fotográfica y vídeo profesionales de su nueva coreografía, realizadas por el reconocido fotógrafo de danza Jesús Robisco. Lee más…

Leer más...
 

susyQ / Escena Patrimonio

patrimonio22

TE INVITAMOS A ESCRIBIR DE DANZA

susyQ y Escena Patrimonio hacen alianza para dictar este taller online gratuito en el marco de La noche del Patrimonio, que tendrá lugar el 17 de septiembre. Lee cómo participar…

Leer más...
 
Volver