SUSCRÍBETE AL BOLETÍN

 

TrencanousA

EL CASCANUECES QUE VINO DE TOULOUSE 

El Ballet del Théâtre du Capitole de Tolouse ocupa mañana el escenario del Liceu con la original adaptación de Kader Belarbi. Te lo contamos…

 

Texto_ALBA ANZOLA Fotos_DAVID HERRERO

Madrid, 27 de diciembre de 2021

La gran contribución de la danza a la Navidad fue ideada por el tándem coreográfico Petipa e Ivanov, junto al compositor Pyotr Ilych Tchaikovsky, en San Petersburgo en 1862. Quizá no imaginaron que su creación, El cascanueces, iba a trascender como símbolo de estas fiestas, una tradición cultivada principalmente en Estados Unidos que, a día de hoy, se ha extendido por todo el planeta. Prácticamente cada compañía relevante de ballet en el mundo tiene su propia producción de Cascanueces que, año tras año se repone con éxito por Navidad. El Ballet del Théâtre du Capitole de Toulouse francés tiene la suya, una muy original versión creada por su director artístico Kader Belarbi, que desde mañana y hasta el 4 de enero se estará presentando en el Teatre El Liceu, de Barcelona.

Después de sus fructíferas colaboraciones en El lago de los cisnes y La bella durmiente, Petipa y Tchaikovsky volvieron a unir sus talentos en Cascanueces, obra de fantasía navideña creada a partir de un famoso cuento de Hoffman. Siempre sobre la misma partitura, que contiene momentos estelares de la música académica (Vals de las flores, Hada de azúcar, Danza árabe) han ido sucediéndose variaciones en lo coreográfico, destacando versiones como la de Balanchine para el New York City Ballet, la de John Cranko, que aporta la elegancia característica del que fuera director del Sttutgat Ballet, y la muy espectacular de Nureyev, estrenada en Estocolmo en 1968, y heredada por el Ballet de la Ópera de París, donde el ruso fue director artístico.

Aunque trae sello e innovaciones propias, la que Kader Belarbi presenta desde mañana en El Liceu sorbe de la espectacularidad de la de Nureyev. Y es lógico. Belarbi inició su formación en la exigente escuela de ballet de la ópera parisina, ingresó como bailarín a esa casa en 1980, y una década más tarde se convirtió en estrella bailando justamente La bella durmiente, lo que le convirtió en una de las cabezas visibles de la llamada “generación Nureyev”, creadores y bailarines que admiraron y mantuvieron su legado. Belarbi cerró su ciclo en París, bailando Signes, de Carolyn Carlson, en 2008, y se convirtió en un reputado coreógrafo free-lance, hasta que cuatro años más tarde fue nombrado director artístico del Ballet del Théâtre du Capitole de Toulouse.

 

TrencanousB

 

Un internado oscuro

Belarbi creó su Cascanueces en 2017 como una fantasía colorida, que traslada la acción, originalmente ambientada durante Nochebuena en el salón burgués de la casa de Clara, la protagonista, a un internado tétrico y grisáceo, en el que parece estar prohibida la diversión. Dosselmeyer, el severo director tiene una doble faceta, la de regente del internado y la de brujo maligno, un giro que es una variación de la versión de Nureyev, que también desdobla al mago, aunque en su caso sea en padrino y príncipe. Por lo demás, mantiene los elementos claves del ballet. El cascanueces que el brujo regala a la protagonista, aquí llamada Marie, cobrará vida por la noche y llevará a la desdichada niña a un viaje mágico hasta el País de Caramelos, que la hará recuperar la felicidad.

Desde su llegada a Toulouse, Kader Belarbi ha diseñando una línea de trabajo muy ecléctica para la compañía. Cuidan y preservan el repertorio académico, con versiones originales como éste Cascanueces, se abren a neoclásicos y no desdeñan el encargo de nuevas producciones a coreógrafos de nuestro tiempo, lo que les ha convertido en un colectivo versátil y diversificado. De hecho, el próximo estreno de la compañía, con premier pautada para el 13 de febrero en su sede de Toulouse, es el triple programa Toiles, Etóiles, una velada en homenaje a Picasso conformada por tres estrenos mundiales de coreógrafos españoles: Tablao, creada en exclusiva para ellos por Antonio Najarro; una adaptación de Le Train Bleu, de Nijinska, reinventada por Cayetano Soto, y otra versión libre de un título salido de los Ballets Rusos de Diaghilev, la de La siesta del fauno, de Nijinsky, ahora firmada por Wang-Ramírez, dueto creativo conformado por dos cultores del hip hop ganados al contemporáneo: el español Sebastien Ramírez y su pareja habitual, Honji Wang.

ARTÍCULO RELACIONADO: CASCANUECES EN CUARENTENA (susyq.es) 

ESPECIAL DANCE FROM SPAIN 2021

Cover DFS 2021
Descargar

Suscríbete a susyQ

¡Y recibe la revista en tu casa!
Puedes pagar con Paypal o con  tarjeta de crédito:
 

Suscripcion SusyQ

 

Danza News

CHICAGO ES DANZA

chicago22

2022 DECRETADO AÑO DE LA DANZA EN CHICAGO 

Consciente de la fragilidad la danza ante la pandemia, la ciudad norteamericana se vuelca. El Joffrey estrenará ‘De ratones y hombres’. Te lo contamos…

Leer más...
 

CICLO / FUNDACIÓN MEDITERRANEO

mediterraneo

BAILA EL MEDITERRÁNEO

El ciclo ‘Mediterráneo en Danza’ ofrecerá desde hoy y hasta junio en Alicante distintas aproximaciones con espectáculos, proyecciones y clases magistrales. Te lo contamos…

Leer más...
 

ABANDONA EL ENGLISH NATIONAL BALLET

rojo

TAMARA ROJO, NUEVA DIRECTORA DEL SAN FRANCISCO BALLET

Abandona el English National Ballet para convertirse en la primera mujer en dirigir esta casa fundada hace 90 años. Lee más…

Leer más...
 
Volver